Para qué sirve el incienso

Seguro que más de una vez has ido a alguna tienda o a un centro de masajes y han encendido un incienso. ¿Por qué lo hacen?

Se trata de un aroma que consigue emitir una sensación de relax, bienestar y paz siguiendo los principios de la aromaterapia, es decir, una terapia que mediante los olores es capaz de transmitir ciertas sensaciones favorables para nuestro cuerpo.

La práctica antigua de la quema de incienso

La tradición del incienso se remonta a tiempos antiguos, de hecho, aparece en la mayoría de las ceremonias religiosas distribuidas a lo largo del mundo.

Desde siempre se ha creído que el aroma del incienso crea una atmósfera perfecta para poder conectar el mundo de la tierra con el divino y, así, establecer el contacto con los seres espirituales.

Este es el motivo por el que el uso de incienso abunda en lugares sagrados como templos, iglesias o espacios de culto religioso.

La cultura egipcia, romana, los mayas, los budistas, los cristianos, los musulmanes, los hinduístas y los hebreos fueron algunos de los grupos religiosos que usaron (y usan) el incienso como el método para crear la ambientación idónea para la práctica religiosa.

En rituales, ceremonias o demás acontecimientos espirituales es cuando mayor presencia de incienso hay pues es la manera de procurar conseguir el mejor espacio en la tierra para conectar con el cosmos.

La palabra «incienso» tiene su etimología en la palabra latina «incensum» que significa «encender». 

Está formado por resinas vegetales que, al quemarlas, desprenden diferentes aromas; para incentivar el buen olor se añaden aceites esenciales que son los responsables de mantener viva la llama y permitir que el humo aromático vaya invadiendo la sala hasta que llega a su punto y final.

El incienso en la actualidad:

Actualmente las prácticas religiosas continúan con la quema del incienso pero su uso se ha extendido al uso particular y, por ello, en muchos hogares o establecimientos puedes encontrarte con este peculiar aroma.

Ha salido del terreno estrictamente religioso ya que se ha comprobado que aporta una serie de beneficios para nuestra salud espiritual y mental que puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida. 

A continuación te los detallamos:
Desarrollo de la psique:

El incienso y los aromas que desprende ayuda a mejorar nuestra capacidad mental fomentando la concentración y creando un ambiente relajado perfecto para estudiar, leer o llevar a cabo prácticas que requieran de un alto grado de concentración.

Purifica el entorno:

Otro de los usos que se le da al incienso es como purificador ya que, al crear una conexión con el mundo divino, se consigue limpiar las malas energías del entorno y, a su vez, atraer las buenas vibraciones.

El ambiente que creamos cuando encendemos un incienso invita a la calma, a la meditación y a la espiritualidad. Se consigue evocar el poder místico que existe en cada uno de nosotros para, así, crear una conexión con el mundo espiritual.

Si necesitas saber más sobre el incienso, o te ayude con algún tipo de ritual, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Fuente de la noticia: uncomo